Unas vacaciones tántricas

Unas vacaciones tántricas

Si hay una palabra que tendría que estar escrita en oro en el diccionario, esa es vacaciones. Sin duda, el momento del año más deseado por todas las personas. Las vacaciones no conocen de sexo, edad, condición, religión, afición, etc. Gustan a todo el mundo. Se trabaja durante once meses solo pensando en ese mes que puedes tener de asueto. En los últimos años las vacaciones han dado un giro tremendo. Ya no son las típicas familiares. Ahora hay vacaciones de todo tipo.

Uno se puede ir de vacaciones de soltero, que cada vez está más de moda. Puedes hacer unas vacaciones de solo mar y playa. También las puedes hacer de gastronomía. De enoturismo. Incluso te puedes ir de vacaciones a un hotel donde no haya conexión a Internet, ni cobertura ni WiFi. Y los más osados, a un hotel donde no haya niños. Pero hoy os queremos hablar de unas vacaciones muy especiales, quizás nunca lo hayas pensado, pero te ofrecemos la posibilidad de disfrutar de unas vacaciones tántricas. ¿Que qué es eso? Pues ahora te contamos todos los detalles.

Nos ponemos en contacto con Maite Domenech, especialista tantra en Barcelona, para que nos abre la puerta de este tipo de vacaciones. La idea es irse a Perú para disfrutar del país, pero también de una experiencia increíble para los cinco sentidos. “En este taller crearemos un espacio  donde hacer florecer alegremente nuestra esencia más auténtica y conectar con nuestra energía más elevada. En él aprenderemos, a través del Tantra y el tacto consciente a, amplificar nuestra energía sexual, y  expandirla por todo nuestro ser hasta estallar en  un alegre estado de éxtasis”, explican.

Saca tu energía sexual

Es un curso totalmente respetuoso en el que tomarás consciencia del poder y la sacralidad de nuestra energía sexual. Vamos a estar rodeados de la impactante belleza y poderosa energía de la selva Peruana. En la Reserva de la Biosfera del Manu , la Pachamama, nos acogerá y cuidará mientras nosotros nos adentramos en lo más profundo de nuestros corazones. Jugaremos con la naturaleza y dejaremos que esta nos guíe hasta nuestro ser más auténtico. ¿Qué te parece la idea?

Gracias a estas vacaciones vas a aprender a comunicarte con tu cuerpo, a sentir y escuchar a tu corazón. Pero sobre todo a expandir tu energía sexual y jugar con ella. Lograrás conectar con tu alegría interior y manejar tu energía. Un viaje para conocer el arte del  tacto consciente y amoroso, aumentar tu capacidad extática, realizar meditaciones dinámicas y conectarte con la naturaleza. Unas vacaciones en las que nunca echarás de menos la playa, los chiringuitos, el bullicio. Serán unas vacaciones para disfrutar de tu mente y de tu cuerpo.

Unas vacaciones dirigidas a todas aquellas personas que quieran pasar unos momentos inolvidables, que quieran sentir que están de vacaciones, pero que a la vez están haciendo un trabajo personal desde la celebración. Por cierto, son actividades que van dirigidas a todo el mundo, tanto a personas con pareja como sin.

Qué te aporta

La alegría es muy superior al placer y a la felicidad. Es mucho más delicada y más suave: más parecida a una flor. Si tienes que escoger entre las tres, mejor que te quedes con la alegría. Es una sutil armonía. Cuando tu cuerpo, tu mente y tu corazón funcionan al unísono, en profundo acuerdo, aparece la alegría. El cuerpo contribuye con algo y la mente también, pero quien aporta la mayor parte es el corazón. La alegría contiene un poco de placer, un poco de felicidad y alguna cosa más. Son días para liberarte el estrés, limpiar tu visión y elevar tu vibración disolviendo la niebla que te impide confiar en tus capacidades y ver grandes oportunidades en los cambios.

Ya has visto que estas vacaciones tántricas en Perú es vas a disfrutar durante unos días de esta paradisíaca isla donde lograrás relajarte, meditar en plena naturaleza, explorar distintas técnicas tántricas y visitar uno de los países más bonitos del mundo, entre muchas otras actividades. Unos días que quedarán por siempre en tu memoria para el resto de tu vida.

Terminamos con un texto de Osho, que fue el líder de un movimiento espiritual de origen indio. Él decía que cuando la mente esté relajada, entonces empieza a relajar el corazón, el mundo de los sentimientos, las emociones, el cual es incluso más complejo. Ahora sabrás que es posible. Y sólo entonces, cuando has dado estos tres pasos, podrás dar el cuarto. Ahora puedes ir al centro más profundo de tu ser, más allá del cuerpo, la mente, el corazón: el mismísimo centro de tu existencia. Y también podrás relajarlo.

Y después de conocer que existen otras vacaciones alternativas a las de playa, montaña y hoteles, ¿te atreves a probar con unas tántricas?