Orden y limpieza: factores fundamentales para el desarrollo positivo de las actividades laborales

Orden y limpieza: factores fundamentales para el desarrollo positivo de las actividades laborales

En los espacios laborales, existen muchos factores que influyen en el ambiente que se da en el lugar y en cómo el equipo humano puede desarrollar las actividades laborales; entre estos factores, uno de los más importantes es el orden y la limpieza, puesto que contrario a lo que pueda creerse, muchos de los problemas laborales entre personas del mismo equipo, se deben a la forma en la que se encuentran sus espacios individuales y los espacios comunes.

Si bien es cierto que hay que considerar que cada persona tiene una crianza diferente y una manera distinta de hacer las cosas, también hay que entender que si no se logra crear un equilibrio entre todas esas personalidades y sus formas individuales de mantener los espacios, el ambiente laboral se verá afectado, pues la manera de unos no siempre es igual a las maneras de otros, por lo que es necesario que la empresa de algunas directrices al igual que ciertas libertades, para que el espacio físico, se mantenga en las mejores condiciones.

Para ahondar más en el tema, contamos con Servinet del Vallès SL, empresa especializada en limpieza y mantenimiento de oficinas, locales comerciales, edificios entre otros, por lo que su experiencia es de gran ayuda para que podamos entender cómo el orden y la limpieza, son fundamentales para un buen ambiente laboral y para la productividad.

Limpieza y Orden

Este es un aspecto fundamental para el funcionamiento y crecimiento de la empresa, la imagen que reciben en la primera impresión los clientes, empleados, aliados comerciales, entre otros, difícilmente se puede cambiar, y si los lugares de trabajo se ven descuidados, sucios y desordenados, no solamente crea cierto rechazo en la gente, sino que la productividad de los empleados, disminuye significativamente.

En este particular, podemos utilizar el ejemplo de la teoría de la ventana rota, desarrollada por el profesor Phillip Zimbardo, esta teoría -inicialmente desarrollada en el ámbito urbano- en la que se demuestra que si se deja un auto con una ventana rota en un barrio adinerado, lo destruirán, al igual que si lo dejan en un barrio de bajos recursos. ¿Cómo se aplica esto en una empresa? Pues simple, si los lugares de trabajo están desordenados y sucios, las personas que allí laboran no cumplirán con sus labores de forma ideal, pues nada los motiva a hacer un buen trabajo.

En Nueva York en los años 80 realizaron un experimento basado en la teoría de la ventana rota, en la que empezaron a reparar las ventanas, limpiar los espacios del metro y progresivamente de la ciudad, logrando así que bajaran los índices delictivos. Si tomamos este mismo ejemplo, tener un lugar limpio, ordenado y presentable, hará que los empleados, se sientan más a gusto y más comprometidos con la empresa, al igual que la percepción de los clientes y aliados de la empresa será una de confianza, responsabilidad, lo que, a su vez, hará crecer a la misma.

Por otra parte, contar con espacios de trabajo que se encuentren limpios y en orden, no solamente potencian el buen desarrollo de las actividades laborales, sino la seguridad de todo el equipo humano que haga vida allí, pues teniendo todo en su lugar, hay menos posibilidades de accidentes laborales, lo que es fundamental tanto para los empleados como para la empresa en general.

¿Cómo mantener la limpieza y el orden?

Hemos hablado de la importancia de mantener los espacios limpios y ordenados, sin embargo, consideramos que es necesario conocer también de qué manera puede lograrse, para ello, compartiremos algunos consejos que pueden ayudar a optimizar estos factores:

Eliminar todo lo que no se necesita y clasificar lo verdaderamente útil

  • Es importante eliminar todo aquello que no sea necesario, priorizando verdaderamente lo que sea útil para el espacio laboral..
  • Clasificar todo el material seleccionado según utilidad y recoger en contenedores diferentes lo que se va a donar y lo que debe desecharse definitivamente.
  • Separar los elementos que no deben estar en contacto unos con otros, esto por seguridad no solo de los trabajadores, sino de las personas encargadas de trasladar los contenedores de un lugar a otro.
  • Cuidar que todo lo que esté en óptimas condiciones y sea necesario para el espacio laboral, sea utilizado de forma eficiente, para evitar daños y maltratos.

 Acondicionar los espacios de almacenamiento para facilitar la localización del material

  • Mantener cada cosa en su lugar y desechar todo lo que no sea necesario para cada espacio, en este caso, se trata de mantener la ubicación de las cosas dependiendo de lo que deba usar constantemente. Si se trata, por ejemplo, de una habitación donde se encuentran fotocopiadoras, el espacio debe contar con lo que específicamente necesita la maquinaria, por lo que una caja de herramientas, estaría fuera de lugar.
  • Identificar las estanterías (ya sean cerradas o abiertas), para que ubicar los materiales sea sencillo y rápido.
  • Las estanterías deben contener los materiales que se utilicen en ese espacio, separando los materiales que sean potencialmente dañinos para cualquier otro elemento de la habitación, un ejemplo de eso, puede ser tener contenedores de materiales inflamables en una cocina, ya que representa un gran peligro para el espacio físico y para el equipo humano.

Cuidar la limpieza de los espacios

  • Es recomendable que la limpieza profunda se lleve a cabo fuera del horario laboral, esto para evitar interrumpir la jornada de los trabajadores y clientes.
  • Prestar especial atención a todos los elementos que existan en los espacios, pues la limpieza permite conocer el estado de las cosas.
  • Las personas que realicen las labores de limpieza, deben estar debidamente entrenadas y equipadas con todo lo necesario para cumplir su trabajo a cabalidad, no solo en lo referente a material de limpieza, sino también a material de seguridad personal.
  • Mantener limpias las ventanas de los espacios, no solo por la ventilación, sino para beneficiar la entrada de luz natural.
  • Evitar el derrame de líquidos de cualquier tipo, pues estos pueden ocasionar accidentes, y también generar problemas en los suelos. Por lo que en caso de ocurrir, debe limpiarse lo más pronto posible.
  • Implicar a todo el personal en la limpieza de los espacios individuales y colectivos, sobre todo de manera preventiva.
  • Atender especialmente los lugares que por naturaleza pueden generar focos de sucio, como los baños, contenedores de basura en cafeterías o cocinas, depósitos de material para desechar.

Como podemos ver, mantener el orden y la limpieza en los espacios laborales, no es tan complicado, por el contrario, siguiendo pocos pasos los espacios serán mucho más agradables, lo que hace que el equipo humano se sienta más cómodo dentro de él, y así sus funciones serán realizadas de una manera más óptima.

El cuidado, orden y limpieza de los espacios de trabajo, evitan distracciones e interrupciones innecesarias por parte del equipo de trabajo, pues es mucho más sencillo tener todo a la mano, que tener que detenerse constantemente para ubicar algún material puntual.

Beneficios del orden y la limpieza en los espacios laborales

A lo largo de todo este artículo hemos ido mencionando algunos beneficios que van ligados al orden y a la limpieza en los lugares de trabajo, sin embargo, no está demás resumirlos de la siguiente forma:

  • Más espacio, mayor comodidad, mejor actitud: Si los miembros del equipo de trabajo se encuentran en un espacio limpio, ordenado y cuidado (sin importar el tamaño), se sentirán más a gusto y eso se verá reflejado en la forma en la que abordan sus actividades laborales.
  • Más seguridad: Tener espacios aseados y en orden disminuyen las posibilidades de que ocurran accidentes laborales, tanto a personas como a equipos de la empresa, por lo que tener orden, es fundamental como medida preventiva.
  • Potencia el orgullo, compromiso y responsabilidad en el equipo humano: Estar en un ambiente laboral limpio, ordenado y cuidado, no solamente denota una postura inteligente por parte de la empresa, sino que le da a los empleados sentido de pertenencia, los hace sentir orgullosos del lugar donde laboran y eso se traduce en más responsabilidad y compromiso con la empresa.
  • La percepción de los clientes mejora significativamente: Un espacio limpio, ordenado y bien cuidado le genera a los clientes una buena imagen de la empresa, lo que les hace confiar más en que el servicio prestado, será el que ellos están buscando.
  • Hace más sencillo el trabajo en equipo: Cuando los espacios laborales se encuentran en óptimas condiciones, las relaciones interpersonales entre los trabajadores son mejores, hay menos roces y más cooperación grupal, lo que hace que el ambiente laboral sea agradable y ameno.

Es evidente que el orden y la limpieza son necesarios para que un negocio pueda funcionar de forma eficiente, pues son muchos los beneficios que va a generar no sólo a nivel de la plantilla de trabajadores, sino que le permitirá a los clientes confiar desde el primer momento en los servicios que este ofrece.

Mantener los espacios laborales limpios y ordenados, no sólo nos permitirá estar más cómodos en ellos y dar una buena imagen visual del lugar, sino que ayudará a potenciar las labores de los trabajadores, haciendo que todas estas se desarrollen de forma más positiva y eficiente, lo que garantizará una mejor calidad de servicios a los clientes.