Mantenimiento de piscinas a lo largo del año

Mantenimiento de piscinas a lo largo del año

Tener una piscina es una bendición en los meses más calurosos del año, ya que no solamente alivian el calor, sino que es un lugar ideal para crear buenos recuerdos con familiares y amigos, por lo que es importante que su funcionamiento sea el mejor a lo largo del año, aunque haya estaciones donde no se les de uso.

Para que las piscinas funcionen de la manera correcta, requieren de un mantenimiento durante todo el año aunque no se esté utilizando; pensemos en ella como en un coche que necesita atención constantemente para que esté a punto; en el caso de los coches se debe cuidar cómo están las llantas, el aceite y el agua, entre muchos otros detalles importantes dentro del cuidado y mantenimiento preventivo, en relación con las piscinas ocurre lo mismo, el mantenimiento preventivo es fundamental para que todo el mecanismo funcione a la perfección.

Es por ello que la necesidad mantenerse atento a las necesidades y requerimientos de la piscina no debe tomarse a la ligera, pues este es un elemento que le da muchísimo valor a una propiedad, pero que también puede ser un foco de problema y de gastos constantes si no se cuida como es debido.

Tomando en cuenta que un cuidado y mantenimiento preventivo bien hecho es fundamental para evitar a largo plazo que la piscina se convierta en un desagüe de dinero, la empresa Mantenimiento de Piscinas en Madrid nos da las siguientes recomendaciones para tratar las piscinas a lo largo de todo el año.

El otoño y el invierno

Durante estas estaciones las bajas temperaturas hacen que las piscinas se mantengan en segundo plano, por lo que si queremos que esta se mantengan de la forma correcta, es importante que cumplamos con una serie de consejos que harán que tanto el aspecto físico como la calidad del agua sea la correcta, evitando así demasiados problemas cuando queramos devolverle la vida en primavera. Estos son los pasos a seguir para llevar a cabo el proceso de hibernación de la piscina:

  • Comprobar que el sistema de filtrado esté en buen funcionamiento. De no estarlo se debe contactar con especialistas para su reparación. Lo importante es que es durante la hibernación los filtros se encuentren en buenas condiciones, pues se recomienda ponerlos en uso por lo menos durante 2 o 3 horas, cada 2 o 3 semanas para garantizar que no se obstruye.
  • Asegurarse de que el pH esté en el nivel adecuado (hablaremos de esto más adelante), y aplicar un tratamiento desinfectante de cloro y alguicidas para evitar la descomposición de entes como hojas, insectos y animales que se puedan colar en la piscina. Este tratamiento debe hacerse 2 veces durante el invierno.
  • La mejor recomendación es usar una cubierta durante los meses de otoño e invierno. Esto para proteger el agua y el físico de la piscina, y también para ahorrar tiempo de limpieza diaria para eliminar hojas e insectos del agua. Si se tiene una cubierta está también requerirá de limpieza para evitar acumulación de sucio que luego pueda contaminar el agua.

Las recomendaciones que hemos compartidos son a nivel general. Sin embargo, consideramos importante recalcar que este proceso puede ser tedioso y complicado si no se tiene el conocimiento adecuado, por ello, y si existen dudas, lo ideal es acudir a especialistas en el área para que la hibernación se realice de la manera correcta.

Durante la primavera

Preparar la piscina durante la primavera es una buena opción para tenerla lista para el verano. Por lo general, durante esta estación hay días fríos mientras el invierno termina de alejarse y días que van más hacia lo cálido cuando más cerca está el verano. Por ello, si se realiza la limpieza y comenzamos a trabajar en la piscina durante la primavera, el proceso se puede hacer sin las temperaturas agobiantes del verano.

La dedicación que se le debe dar a este proceso, dependerá de qué tanto cuidado se le prestó durante el otoño y el invierno, y si se cumplieron con las recomendaciones.

De ser así, la puesta en funcionamiento debe ser sencilla ya que verificar los niveles de productos, la limpieza de fondos y paredes, así como de escalerillas no debe ser muy compleja, y en caso de ser necesario, lo ideal es contar con profesionales, como mencionamos anteriormente.

Durante el verano

Esta es la estación del año donde más se utilizan las piscinas pues las altas temperaturas obligan a las personas a buscar lugares frescos en los que pasar el tiempo. Por ello, en esta temporada se debe tener un mantenimiento constante de la piscina y así garantizar que esta funciona de la forma correcta y que cuenta con la limpieza necesaria para que estar en ella no ocasione problemas de salud en las personas que la utilizan. Así, es importante atender los siguientes aspectos:

  • Revisar diariamente el PH del agua: Mantener los valores del pH en el agua es fundamental para evitar que los bañistas experimenten irritación en piel y ojos. El pH es el nivel de acidez o alcalinidad del agua y es necesario para que esté limpia y clara. Los valores recomendables para el pH van desde 7,2 y 7,4; y lo ideal es que no baje de 7 ni supere los 7,6 pues de lo contrario en el cuerpo se van a presentar los síntomas que mencionamos antes.
  • Prestar atención al nivel de desinfectante: Esto se recomienda hacerse diariamente, asegurándose de que no se incorporará cuando hay bañistas para evitar problemas de salud (preferiblemente de noche). El desinfectante así como el pH deben tener los niveles adecuados para que el agua no se enturbie ni que se presenten algas. Por línea general, la recomendación con respecto al residual de cloro es mantenerlo entre los 0.5 y 1.0ppm, pero la cantidad dependerá de los niveles de pH y del tipo de material que se utilice pues no solo existen las tabletas de cloro, sino también métodos como la electrólisis salina, el oxígeno activo y el bromo. Lo ideal en este caso es que los fabricantes den las cantidades necesarias a usar según el tipo de producto que se escoja, además de asesoría sobre su aplicación.
  • Limpieza del agua: Para evitar que el sistema interno se vea afectado por la suciedad, es fundamental realizar una limpieza diaria con una red recogehojas, de esta manera no solamente la estética de la piscina se mantiene, sino que se evitan problemas dentro del mecanismo por acumulación de sucio.
  • Funcionamiento de la depuradora: Por lo general se recomienda que la depuradora esté funcionando por lo menos 6 horas continuas al día, para que el sistema esté en buen estado, pero la cantidad de horas dependerá del volumen del agua y de la capacidad de filtración que tenga la piscina.

Como podemos notar, el mantenimiento preventivo de una piscina durante el verano es una responsabilidad constante, nuestra recomendación es que todos estos aspectos sean atendidos diariamente, preferiblemente en horas de la noche luego de que los bañistas hayan disfrutado del día, pues de esta manera se garantiza el cuidado tanto de la piscina, como de la salud de los usuarios.

Otras recomendaciones

Ya hemos hablado sobre los cuidados diarios. Sin embargo hay otros aspectos que deben tomarse en cuenta sobre el mantenimiento y que deben realizarse semanalmente, estos son:

  • Limpieza de fondo y paredes de la piscina: No debemos olvidar que aunque se le están colocando todos los químicos necesarios para que el agua esté limpia, no son milagrosos, por lo que es importante que ya sea con un limpiafondos manual o con un robot de piscina, se realice la limpieza para eliminar la suciedad que asentada y los restos de cloro.
  • Aplicación de otros productos si llegasen a ser necesarios: Por lo general, con los productos que hemos mencionado la limpieza de la piscina es la correcta para su uso. Sin embargo, para evitar que el agua se ponga verde se debe agregar productos alguicidas. De hecho,  según el fabricante se deben aplicar semanalmente o cada dos semanas.  Si el agua sigue estando turbia aun con todos los cuidados, se recomienda el uso de floculante; pero antes de agregarlo debemos estar seguros de haber cumplido con todos los pasos previos, de colocar las cantidades de productos necesarios y de no haber cometido errores en relación a los niveles recomendados de pH y desinfectante.

El mantenimiento de las piscinas a lo largo del año nos garantiza que durante los meses de uso esté 100% funcional. Lo bueno es que muchos de los aspectos que implica el cuidado de una piscina puede ser realizado por los propietarios con una pequeña formación y se hará cada día más sencillo con la experiencia.

Sin embargo, y como dijimos anteriormente, es ideal contar con la asesoría de profesionales que puedan llevar a cabo los procedimientos más complicados, para así evitar errores que puedan significar no solamente pérdida de productos, sino también que genere inconvenientes a nivel de sistema y en el peor de los casos, problemas de salud en los bañistas.