La protección de los rayos solares y su solución

La protección de los rayos solares y su solución

El mediterráneo español destaca por tener un magnífico clima, el cual se caracteriza por tener inviernos donde las temperaturas son suaves, por lo que es complicado que huele. En el caso de las lluvias, suelen aparecer en otoño y primavera. Uno de los fenómenos de carácter meteorológico que más suceden es la llamada gota fría y que consiste en que hay un frente cargado con aire bastante frío que va circulando a elevada altura, la cual al chocar con otro frente compuesto por aires cálidos y húmedos van a provocar algunas tormentas fuertes de elevada violencia y donde la duración será reducida, descargando en zonas bastante localizadas.

Si vamos a la época veraniega, en esta parte son bastante secos y muy calurosos, por lo que, si a esto se le suman sus buenas playas, hacen que sean de las opciones que más se demandan cuando se piensan en vacaciones o cuando se piensa en un sitio para poder fijar nuestra segunda residencia.

Todo esto hace que anualmente haya multitud de horas al sol, lo que se puede aprovechar para disfrutar mucho de estas horas y del buen clima, por lo que los edificios normalmente tienen grandes balcones y terrazas que terminan haciendo necesario que se coloquen protecciones solares para protegerse y evitar de esa manera el exceso de radiación del sol.

Los toldos son una eficaz manera de protegerse

En estas zonas, es vital optar por buenos toldos. En este sentido, empresas como Rolltec, que llevan muchísimos años especializados en producir, vender e instalar todo tipo de toldos, persianas y demás productos de carpintería creen que el sector ha ido virando hacia la calidad en la última década, lo que ha hecho que se luche contra las importaciones de dudosos materiales procedentes de Asia.

Si piensas instalar un toldo, hay que tener a profesionales para hacerlo, pues de lo contrario pueden producirse accidentes, ya que se realizan en sitios que pueden ser de elevada altura. Cada cierto tiempo se ven en nuestro país accidentes de este tipo en balcones mientras se instalan los toldos, por lo que, si se deja este trabajo a cargo de profesionales especializados, es algo que hay que hacer siempre.

En los mercados hay diversos tipos de toldos, donde destacamos:

Brazos

Un sistema de lo más tradicional que tiene como límite dos metros, en la parte más larga del brazo, donde todo va a depender de la altura a la que sea posible poder colocar el enrollador en cuestión de la lona de cara a la cobertura de superficies de mayor tamaño donde tienen que usarse los toldos de brazos invisibles que se recogen horizontalmente y que hacen posibles lonas a distancias mayores.

Capotas

Muy adecuado para las ventanas, pues se recoge y va extendiendo como una bisagra, existiendo la posibilidad de poder instalarlos de forma fija.

Cofres

El sistema de protección da una duración mayor a las lonas pues lo oculta y protege tanto la lona como los brazos cuando se recogen.

Romano

Es el que se va deslizando mediante alambres que se tengan desde ambos extremos, por lo que necesita tener dos paredes que sean paralelas.

Vertical

Lo podemos ver normalmente para el cerramiento de galerías o balcones, pues solo se mueve verticalmente, donde la lona usada puede ser transparente, cerrada o perforada.

¿Qué hay que valorar a la hora de elegir un toldo?

Cuando vamos a comprar y queremos que nos instalen un toldo, hay que pensar en los siguientes temas:

Calidad de la lona

Como función principal está la protección de la radiación solar, por lo que debe proteger entre el 90 y el 99% de los rayos del sol, de tal forma que evitemos la sensación de calor y la temperatura se regule.

Colores

Cuanta mayor oscuridad tenga el color de la tela, mayores va a ser los números de rayos que se filtren, pero también tendremos una mayor protección frente a la propia intensidad mayor de la luz solar, lo que terminará provocando más oscuridad y frescor en las zonas.

Densidad en los tejidos

Los tejidos de elevada densidad lo que hacen es producir mayores absorciones en los rayos de sol, lo que termina reduciendo el reflejo de los mismos, pasando a evitar deslumbramientos y excesos de temperatura debidos a calor.

Como has podido ver, los toldos nos ayudan a paliar toda clase de daños que puede causar el calor. A todos nos gusta el buen tiempo, pero también hay que ser consciente de que en exceso puede ser nocivo para nuestra salud y la de los que más queremos.