La iluminación, indispensable en el hogar

La iluminación, indispensable en el hogar

La luz en cualquier lugar es indispensable, por ello, tener una buena iluminación en el hogar, no solamente hace de las estancias unas más cálidas, agradables y dinámicas, sino que son necesarias para la salud.

La luz solar es fundamental para mantener la salud integral. No solo es necesario tomar el sol al aire libre, sino también, el contar con buenos focos de luz natural dentro del hogar nos ayuda a mantenernos sanos. Esto no significa que la luz artificial no nos ayude a darle a nuestro hogar una sensación de calidez, sino que la mejor forma de iluminar, es con la luz natural, lo que evidentemente genera muchísimo ahorro a nivel económico, pues mientras mejor iluminación natural tengamos, menos es el gasto en el servicio de luz eléctrica.

Para hablar de una buena iluminación en el hogar, conversamos con el equipo humano de CrearSur, quienes son especialistas en la instalación de ventanas, y quienes nos explicaran lo importante de tener espacios iluminados, tanto de luz natural como de luz artificial.

Iluminación en casa

Cómo mencionamos anteriormente, la iluminación es fundamental para la ambientación de cualquier espacio, teniendo esto como premisa, es importante que sepamos las diferencias entre los tipos de iluminación y de luz, de forma que los utilicemos de la forma más eficiente posible.

En lo que se refiere a la luz, podemos dividirla en las que mencionamos anteriormente, que son luz natural y luz artificial, las cuales podemos definir de la siguiente forma:

  1. Luz Natural

Proviene de la naturaleza. El sol es la más importante fuente de luz y energía natural. Esta energía natural tiene el inconveniente de que no la podemos controlar, es impredecible, depende de varios factores, como es el tiempo, la estación del año, el clima, etc. La luz natural además de ser fuente de vida, ilumina la vivienda de una manera natural y mucho más económica, es por eso que se convierte en un factor fundamental en nuestro día a día. Cuando una casa es luminosa nos da sensación de vida, más bonita, confortable y sana.

Todas nuestras funciones vitales sufren una regulación diferencial según el momento del día en que nos encontremos. Esta regulación se lleva a cabo de manera cíclica jornada tras jornada y se denomina ritmos circadianos. Mediante los ritmos circadianos el cuerpo vierte al torrente sanguíneo una serie de sustancias que fomentan la actividad durante el día y el descanso durante la noche.

La duración y el momento de inicio y fin de estos ciclos lo determinan las horas de luz natural. La alteración en la secuencia u orden de estos ritmos tiene un efecto negativo a corto plazo. Sabiendo que la luz solar es la que regula la actividad de muchas de las funciones vitales de nuestro organismo podemos apreciar la gran importancia que tiene en nuestras vidas una buena iluminación.

Una mala iluminación, por el contrario, puede causar cansancio, estrés, dolor de cabeza, fatiga ocular, entre otros factores. Pasamos gran parte de nuestra vida en la vivienda y que la luz natural penetre en ella es muy importante para el organismo. La alteración de los ritmos circadianos a largo plazo podría tener consecuencias adversas en múltiples sistemas, particularmente en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

  1. Luz Artificial

Es aquella fuente producida por el ser humano. La principal son las bombillas o lámparas. Una ventaja de la luz artificial es que la podemos controlar a nuestra voluntad. Las fuentes de luz eléctrica que podemos encontrar son tres: incandescentes de filamento, incandescentes halógenas y de descarga. Conocer esta división es importante ya que la fuente de luz influye directamente en la manera de percibir los colores dentro de una propiedad:

  • Lámparas Incandescentes de Filamento: Son aquellas que al atravesar la corriente por un filamento de alambre de tungsteno, lo calienta hasta ponerlo incandescente, aprovechando la energía luminosa que desprende. Se trata de las clásicas bombitas que se utilizan en nuestros hogares.
  • Lámparas Incandescentes Halógenas: Son una versión mejorada de las de filamento. Utilizan el mismo filamento de tungsteno, pero se reemplazó el gas argón de las lámparas incandescentes comunes por un elemento halógeno: yodo, permitiendo incrementar la temperatura del filamento. Además, en lugar de utilizar el cristal común que emplean las lámparas incandescentes normales como cubierta protectora, incapaz de soportar la altísima temperatura de la nueva lámpara, utilizan cristal de cuarzo. Estos cambios hacen que las lámparas incandescentes tengan una luz más clara y brillante, y con una mayor vida útil que las de filamento.
  • Luz de Descarga: Las lámparas de descarga son aquellas en las que se aprovecha la luminiscencia producida por una descarga eléctrica en una atmósfera gaseosa. La más conocida en decoración de interiores es la luz fluorescente.

Partiendo de allí, podemos entonces definir los tipos de iluminación que podemos encontrar en el hogar como:

  • La iluminación general: es la luz principal que entra en nuestra casa. Por eso es importante tener varios focos de este tipo de luz.
  • La iluminación puntual: como el propio nombre indica es la luz que se utiliza para iluminar zonas concretas de nuestra estancia. Como la mesa, la cama, la mesilla
  • La iluminación decorativa: es la que utilizamos para resaltar detalles concretos como muebles, cuadros, plantas

Beneficios de una buena iluminación en el hogar

La iluminación es fundamental, y como lo hemos mencionado anteriormente, tener espacios bien iluminados en el hogar tiene una serie de beneficios, de los que hablaremos a continuación:

  • Mejora del ánimo: Es importante no olvidar que una buena luz mejora el ánimo de los habitantes de la casa, haciendo la convivencia mucho más agradable. Usualmente no le damos la importancia que verdaderamente tiene la claridad y la luz en nuestra vida diaria, en los lugares que tienen pocas horas de luz solar, los habitantes son más propensos a la depresión, por lo que la luz es necesaria para una buena dinámica familiar.
  • Sensación de calidez: La luz natural aporta esa calidez que tanto buscamos en los meses más fríos del año. No obstante, no solo con la luz natural conseguimos este efecto pues el ritmo de vida actual es bastante complejo y en la mayoría de los casos, salimos de casa con la luz del sol y regresamos a ella con la oscuridad de la noche, sin embargo, esa sensación de calidez, se puede lograr con velas o lámparas bien posicionadas en los espacios para crear una atmósfera mucho más íntima y cálida.
  • Sensación de amplitud: Una buena iluminación ayuda a que un espacio se vea más amplio, gracias al uso correcto de la luz en contraposición a las zonas de sombra, se crea un efecto de “amplificación”. La luz puede atenuar o realzar efectos decorativos para hacer más agradable el ambiente. Un tono neutro y pastel hará que tu hogar se vea mucho más luminoso. Los colores blancos ayudan a crear una atmósfera iluminada. Por el contrario, los colores oscuros harán empequeñecer los espacios.
  • Ganar espacio: A parte de dar sensación de amplitud, consigues espacios muy luminosos y podrás ganar metros hábiles en tu hogar. Esta sensación de amplitud hará que puedas crear nuevos ambientes. Cuanto más despejadas tengas las paredes más sensación de profundidad tendrás.
  • Profundidad: La luz también puede dar profundidad a los ambientes de tu hogar. Por eso es tan importante la distribución de objetos, muebles y de los propios focos de luz artificial. Un consejo que te hará ganar en profundidad es iluminar el hogar de forma distinta en función del espacio en el que te encuentres.
  • Ahorro económico: Con una buena iluminación natural dentro de la vivienda puedes llegar a ahorrar hasta un 40% en la factura de la luz, esto supone un beneficio a largo plazo ya que produce un ahorro mensual. La ubicación y el diseño de las ventanas es importante para dar la sensación de luz natural durante más tiempo.

Es indiscutible que la iluminación no solo facilita nuestra vida cotidiana, sino que es fundamental para nuestra salud. Es por ello que no se debe escatimar gastos en hacer de nuestro hogar, uno luminoso, tanto de forma natural como de forma artificial. Lo primordial siempre será que la iluminación natural sea abundante, por los factores que anteriormente mencionamos, por lo que es recomendable que si vuestra propiedad por naturaleza es oscura, se estudie la posibilidad de realizar trabajos de remodelación que permitan que abriendo nuevos espacios, la iluminación natural pueda ser más efectiva, lo que no solamente nos permitirá estar más sanos, sino también nos ayudará a disminuir gastos en el servicio de luz eléctrica.

Iluminar los espacios en casa, no es tan complicado, sólo hay que tener en cuenta los aspectos de los que estuvimos conversando y aplicarlos correctamente en las diferentes zonas de nuestro hogar, teniendo siempre presente que la iluminación forma parte de los aspectos decorativos y funcionales, por lo que debemos hacer de la iluminación de los espacios cumpla con un fin estético, útil y que nos ayude a estar más sanos y a vivir mucho más cómodos y en armonía con nuestros seres queridos.