Ahorra un dinero sin salir de casa

Ahorra un dinero sin salir de casa

Se avecinan curvas. El coronavirus ha provocado que las economías familiares salten por los aires. Han sido varios años de vivir cómodamente, después de lo mal que se pasó tras la crisis de 2008, pero de nuevo habrá que abrocharse el cinturón. Y en esta ocasión parece que más fuerte que nunca. Está claro que subirán los impuestos, aumentará el desempleo y las pensiones bajarán. Ante esto, ¿qué podemos hacer? Pues como de momento lo de la máquina de hacer billetes no funciona, lo que tenemos que hacer es mantener una economía de guerra en nuestras casas.

¿Cómo se hace? Pues analizando cada euro que nos gastamos. Y es que como diría mi abuela, “la gente no se hace rica de ganar mucho, sino de no gastar”. Ante este motivo lo que hay que hacer es saber mirar nuestra cuenta corriente y saber cuándo y dónde nos tenemos que gastar las cosas. Hoy te vamos a dar una serie de consejos caseros para que veas que tus ahorros siguen en pie, pese a la que se avecina en los próximos meses. Si les sigues a rajatabla, no dudes que los efectos de la crisis no serán tan duros.

En tiempos de crisis no está demás echar mano de la sabiduría de los abuelos, tampoco les iba tan mal sin tener la repisa primeras marcas y mil productos distintos para cada cosa. Vamos a hacer una economía de guerra en varios aspectos.

Toca cocinar en casa

En los últimos años nos hemos acostumbrados a comer y cenar fuera de casa. Pues bien, hay que volver a cocinar en casa. Algo que durante el pasado confinamiento ya se ha demostrado que se puede hacer. Te va a resultar mucho más barato y en ocasiones hasta rico. Además, si eres de los que comes fuera de casa por culpa de tu trabajo, olvídate de gastar dinero en los restaurantes. Es el momento de recuperar los famosos tuppers. No obstante, en tiempos de crisis no hay como ponerle un poco de imaginación a los fogones y aprovechar las sobras que llenan el frigorífico. Como dato te diremos que las ricas croquetas nacieron para dar salida a lo que teníamos de sobra en el frigo.

El dinero se va por las ventanas

Los gastos más altos que podemos tener son los relacionados con calefacción y gas. Además si son meses de invierno, serán de órdago. Lo que no podemos hacer es estar sin calefacción o pasando frío. Y menos aún si tenemos niños en casa. Por eso, la solución que os damos es hacer una inversión. Tranquilo no será mucho dinero, y lo más importante, pronto lo vas a rentabilizar. Se trata de poner ventanas que aíslen del frío. No somos conscientes de la cantidad de dinero que se nos va por las ventanas. “El conseguir el mayor aislamiento térmico en la ventana y de esta manera reducir al máximo el consumo energético, es uno de los mejores remedios para ahorrar”, aseguran desde Replus.

Ponerte en casa guapa

Hay que sacrificar la comodidad que supone que otros hagan el trabajo. Y una de ellas es la de ir a la peluquería o hacernos las uñas. Arreglarse en pelo, las uñas o tratarse la piel no son secretos reservados a unos pocos. Nosotros podemos hacerlo en casa sin problemas. Quizás la primera vez saldremos un poco peor, pero cuando veamos que nos hemos ahorrado más de 50 euros por sesión, seguro que no nos importa tanto.

Vende lo que no quieras

En el fondo del armario se suelen acumular prendas que, incluso, sólo han sido utilizadas un par de veces. Recupera esa corbata, camisa o jersey que no usabas porque tenías olvidado. Y si ves que ya no te vale, no la tires. Ahora mismo hay muchas aplicaciones en el mercado que te permiten vender la ropa a un precio muy curioso. Son cada vez más las personas que venden su ropa y se sacan un dinero que viene muy bien de cara al final de mes.

Ojo con los electrodomésticos

SI antes no nos importaba poner el lavavajillas con dos platos y dos vasos, ahora lo tendremos que mirar con lupa. Tienes que esperar que esté lleno, porque así vas a ahorrar agua y electricidad. Lo mismo ocurre con la lavadora, no hace falta emplear una hora en la limpieza de un solo pantalón. Por cierto, mucho mejor la ducha que el baño para ahorrar agua.

Estos son solo algunos consejos caseros para poder ahorrar algo de dinero con la que se avecina. Pero hay muchos más que seguro que tú sabes encontrar y ver durante el día a día.