La donación de esperma, un asunto que ha traído cola en Italia

Uno de los asuntos acerca de los que hay más debate en la sociedad moderna en la que vivimos en la actualidad es el que tiene que ver con la donación de óvulos o de esperma, algo que ha levantado ampollas entre muchos miembros de esta sociedad, pero que es defendido por una gran parte de nuestra población. Todo depende, por otra parte, de la parte del mundo en la que nos encontremos. Es evidente que la visión que tenemos de este asunto en España no va a ser la misma que la de cualquier otra persona de otro país.

Primero hablemos de lo que tenemos aquí en España. En nuestro país ha sido difícil concienciar a la gente acerca de las ventajas que tiene la donación de semen u óvulos, principalmente a causa del gran arraigo que tiene una religión como la católica. No obstante, está claro que poco a poco hemos ido ganando terreno en este aspecto y que la donación de óvulos o esperma ya está vista como otra cosa, como algo mucho más adecuado y coherente con la sociedad en la que vivimos.

Pero en los párrafos que seguimos el protagonista va a ser otro país. Un país como lo es Italia. Según una noticia publicada en la página web del diario El Mundo, los niños italianos no vienen de París, como suele decirse, sino de España. Y es que nuestro país es el principal proveedor de donaciones de óvulos que tienen las italianas, ya que en el país transalpino apenas hay donantes también como consecuencia, tal y como pensamos nosotros, de sus raíces claramente católicas.

Italia ha sido, durante buena parte de su Historia, un país bastante conservador respecto al tema del que venimos hablando. Una noticia que pudimos leer en la página web de la BBC informaba de que Italia volvía a permitir la donación de óvulos y de esperma… en 2014. Y es que en el país transalpino hubo una gran petición popular a este respecto. Las autoridades hasta entonces se habían negado por activa y por pasiva en permitir este tipo de asuntos y fue bastante difícil hacer que volvieran a confiar en ello. La verdad es que, de no haberlo hecho, la imagen de los italianos en el exterior se hubiera deteriorado bastante.

Son muchas las personas que, siendo españolas, desean obtener información acerca de si su nuevo país de residencia permite la donación de óvulos o de esperma. Así nos lo han contado recientemente los profesionales de Ivi Dona, dedicados a la donación de óvulos. La información que nos han podido contar de primera mano es que muchas de las personas que viajan a vivir al extranjero les piden información acerca de si en ese país se puede donar o no. Muchas de las españolas que se han trasladado recientemente a Italia pueden respirar tranquilas: aunque ha llegado tarde, esto ya es legal en el país transalpino.

Mucho que mejorar en otros países

Está claro que no nos tenemos que conformar con lo que tenemos ahora mismo y que hay que seguir progresando en la medida de lo que nos sea posible. Y la realidad nos dice que todavía hay mucho que avanzar en muchos países de este mundo. Desde luego, queda claro que hay zonas, como lo son Asia, África o América Latina, en las que es necesario que se cambie la mentalidad para permitir que las mujeres que quieran donar lo pueda hacer. Porque habrá otras muchas mujeres que quieran tener hijos pero que no puedan hacerlo.

En este sentido, y le pese a quien le pese, tenemos que decir que es necesario que la religión no se meta en un asunto de esta trascendencia. Este es uno de los asuntos que más ha impedido el avance de la sociedad en un aspecto tan básico como es el de la donación de vida, además de muchos otros. Y eso que, al menos en España, los religiosos presumen de ser provida. La verdad es que la hipocresía es tremenda cuando se habla de este tema en un entorno social de este tipo.

A fin de cuentas, lo que debe contar es que se está donando vida y que se está haciendo feliz a una mujer que, sea por los motivos que sean, no tiene esa posibilidad de una manera que sea natural. Y que una pequeña personita está en camino. ¿Por qué no iba a tener derecho a hacerlo? Tenemos que seguir avanzando en este sentido y seguir facilitando las donaciones de esperma y de óvulos tanto en España, como en Italia, y como en otros países del mundo. No será una tarea fácil. Pero, cuantos más seamos, más fácil lo tendremos.