El medio ambiente y las bolsas de plástico

El medio ambiente y las bolsas de plástico

Las bolsas de plástico y la educación medio ambiental son importantes. Para que nos hagamos una idea, todos los años en el mundo se llegan a usar unos 500.000 millones de bolsas de plástico, por lo que se estima que en los últimos 10 años la producción a nivel mundial de plástico es bastante más alta que en todo el siglo XX, lo que significa que este producto es del orden de un 10% de la totalidad de residuos que se generan en nuestro planeta tierra, algo que ha hecho que la Unión Europea persiga la bajada del consumo de las bolsas de plástico de tipo no biodegradable, según dicta la Directiva 2015/720.

Para evitar el cierre de las empresas debido a la nueva directiva de Europa, son multitud las empresas que se han reinventado con el pasar del tiempo de tal manera que se puedan adaptar a la nueva realidad existente.

En Bioplásticos Genil creen que en el sector del plástico, las empresas especializadas como la suya han tenido que tener una reacción eficiente y rápida, por lo que esto ha servido para que se haya seguido confiado en ella, lo que ha hecho que actualmente sea de las empresas que están liderando el sector en España.

Las normativas entraron en vigor han hecho que hasta las costumbres que llevaban más tiempo entre los consumidores tuvieran que cambiar en poco tiempo, por lo que han pasado a ser historia las clásicas bolsas gratis y ahora hay que pagar por ellas.

De tal manera que se pudiera bajar el impacto causado en el medio ambiente por los residuos y envases de plástico, lo que aprobaron en 1994 el Parlamento Europeo y el Consejo, fue una Directiva 94/62/CE, donde además se iba incluyendo la definición de las bolsas de plástico como envases.

Hay que ser conscientes de que las bolsas de plástico son las que tienen un porcentaje más importante de consumo en el interior de la UE, porque son ligeras y pesan poco, por lo que pasan a convertirse con suma rapidez en residuos de carácter urbano y se dispersan rápidamente. Los ecologistas han estado muchos años abriendo un debate de carácter internacional sobre el tema y donde se pone sobre la mesa la grave situación que sufren los mares y océanos en el planeta.

Todo esto llevó a que por parte del Ministerio de agricultura y pesca, alimentación y medio ambiente, se promulgara el Real Decreto 293/2018, de 18 de mayo, donde se hablase del Registro de Productores, que ha prohibido desde el 1 de julio de 2018 la entrega de manera gratuita de bolsas de plástico de carácter ligera a los consumidores en las zonas comerciales.

Una acertada educación en cuanto al medio ambiente y respetarlo por parte de niños y población adulta es clave, porque hay que pensar que las costumbres de la población no cambian de un día para otro, pero si se explica a los consumidores la razón y el fin que se persigue con los cambios de hábitos, por lo que deben cambiarse las costumbres, lo que ha hecho que se vaya creando una verdadera conciencia por parte de la sociedad sobre el impacto real que causa en la vida diaria sobre el medio ambiente, lo que causa que en el estado del medio ambiente repercuta sobre el bienestar personal y el de las generaciones futuras.

Todos queremos que las futuras generaciones puedan disfrutar de un planeta en el que podamos vivir, por lo que para ello deben ponerse los medios adecuados y suficientes. El consumo responsable y con el menos impacto sobre el medio ambiente puede ser la solución.

¿Cómo es el funcionamiento de las nuevas normas?

Pues afortunadamente, con el paso de los meses, tanto los vendedores como los consumidores o los ecologistas y las administraciones señalaron que las medidas que se adoptaron las cumplieron los establecimientos con toda normalidad.

Además, a la vez muchas asociación de carácter ecologista y colectivos que se dedican a defender el medio ambiente han organizado campañas para limpiar y recoger residuos de todo tipo, en sitios como ríos, montes y playas, donde se han sumado, sin ánimo de lucro, muchos voluntarios y de todo tipo.

Si que es cierto que muchas personas e instituciones pensaban que sería complicado que el seguimiento de esta ley se llevara a cabo, pero la realidad es que si que la sociedad ha demostrado una buena concienciación que parece que progresivamente está llegando a otros sectores de la sociedad y no solo en cuanto a los plásticos. Seguro que nuestro planeta lo agradece.