Bienvenido a Cosmoguia, el mejor canal de noticias.

¿Cómo alquilar un piso?

alquilar piso

Alquilar una vivienda no es algo sencillo y más en los tiempos que corren, por lo que hemos querido darte una serie de consejos útiles al respecto. Sigue leyendo:

Poderla alquilar

Es algo que puede parecer algo obvio, pero para poder alquilar tu casa tienes que ser el dueño. Esto lo vas a demostrar con dos documentos, el DNI y el título de propiedad de la casa, lo que e denominan las escrituras.

Tener todos los documentos

Cuando se es dueño del piso, se necesitan una serie de documentos legales que harán referencias a la propia vivienda. Hablamos de la cédula de habitabilidad o licencia de primera ocupación o el certificado energético.

Investigación de mercado para poner el precio

Se debe medir, por así decirlo la temperatura en la que se encuentra el mercado. Se suele intentar equiparar el alquiler a recibir con la cuota de la hipoteca que pagamos.

Si deseas que la vivienda genere una serie de ganancias, se debe valorar el coste del mantenimiento de la casa y del alquiler para la planificación del dinero.

El alquilar la vivienda no es un plan para hacerse rico rápidamente, se debe ver como una inversión a largo plazo.

Promoción de la vivienda

Se suele querer llegar al mayor número de inquilinos para el alquiler del piso rápidamente. El caso es que la calidad que tengan esos inquilinos es un aspecto de lo más importantes.

El caso es que por mucho que los publiques en muchos sitios vas a obtener buena visibilidad, puesto que hay bastantes estrategias de marketing para poder atraer a las personas que tengan interés en tu piso.

Encontrar a un buen inquilino

El precio y el anuncio si son atractivos, como recomiendan en redoriol.com, verás como muchos van a llamar, pero no todos van a ser los ideales.

Los estudios para la solvencia son interesantes para evitar que se produzcan impagos.

En este sentido es necesario que se pida a los candidatos una copia del contrato de trabajo, de las nóminas, especialmente de las últimas tres, así como la renta del año anterior.

Así es como se va a poder descartar a los candidatos que tengan menores recursos económicos, que van a ser los que tendrán mayores problemas para el pago del alquiler.

En este sentido, un paso más allá para que tengas la tranquilidad de elegir a un buen inquilino es consultar os registros en materia de morosos, solicitando referencias de los antiguos propietarios o exigir un aval bancario que vaya a cubrir los impagos del alquiler que se produzcan.

Firmar el contrato de alquiler

Ya hemos dicho que lo mejor que hay para no tener dolores de cabeza es la firma de un contrato de alquiler de manera legal y que se encuentre regulado.

Con la firma del contrato, propietario e inquilino lo que hacen es reconocer de manera mutua, tanto los derechos como las obligaciones en este sentido.

Estamos ante una base blindada que permite evitar una serie de conflictos cara al futuro, puesto que lo está en un papel pesa.

¿Qué debe venir en el contrato?

Pues aspectos como el precio del mismo, el momento en el que se pagará, si se pueden tener mascotas, si está prohibido o no subalquilar habitaciones, el pago de la fianza, etc.

Se tiene que recoger lo que pueda afectar a la relación entre el propietario y el inquilino que con el contrato se establezca.

Respecto a este tema, lo que no aconsejamos son los clásicos modelos que vas a encontrar en la red de redes, puesto que al final son una serie de plantillas estándar que no tienen que incluir la totalidad de cláusulas que te interesen añadir.

No olvides que se puede añadir un anexo al contrato de alquiler, por si en el contrato en vigor tomes la decisión de cambiar o que se incluya una cláusula nueva.

Cumplimiento las obligaciones

A diferencia de lo que sucede con el cliente, el propietario no siempre va a tener razón en este sentido.

No olvides que, aunque la vivienda vaya a ser la tuya, no se puede hacer lo que uno quiera. No se puede subir el alquiler antes de tiempo, tampoco se va a poder recuperar la vivienda debido a causas injustificadas, tampoco entrar el piso sin permiso de forma explícito por parte del inquilino, etc.

Ahora ya creemos que sabes más sobre lo que debes hacer para alquilar tu piso. Os deseamos mucha suerte en este sentido, puesto que el alquiler es una fuente de ingresos nada desdeñable y de lo más interesante.

Compartir este articulo:

Más comentados
Scroll al inicio