Cinco cosas que no pueden faltar en un bar de moda

Cinco cosas que no pueden faltar en un bar de moda

Es cierto que ahora están de capa caída por culpa del coronavirus, pero los bares volverán. Y cuando esto pase, que será dentro de muy poco, habrá que estar preparado para ser los mejores. Nos hemos dado cuenta de que los bares y los restaurantes son más necesarios de lo que pensamos. En primer lugar por lo económico, ya que se están perdiendo millones de empleos y de euros de los proveedores. También son necesarios por la labor social que realizan.  Y es que ya lo cantaba Gabineti Caligari, “bares que lugares, tan gratos para conversar. No hay como el calor del amor en un bar”.

Por este motivo, si eres dueño de un bar o tienes pensando montar uno. Antes de nada, hay que reconocer que eres un valiente. Te vamos a dar una serie de consejos para que todo pueda funcionar de manera correcta. Son cinco cosas que no puede faltar en cualquier bar de moda que se preste. Esto será lo que marque la diferencia con el resto. Y ya te decimos que ahora mismo, el ser diferente es lo que le hace triunfar sobre el colectivo.

Música

La música es lo que nos ha valido para mantenernos en pie durante todos estos meses. Por lo tanto un bar sin música no sería nada. Ahora bien, hay que saber elegirla. No toda la músic vale para un bar. Si lo que queremos es levantar el ánimo de los clientes después de la pandemia, pues no podemos poner canciones de Alex Ubago o de Pablo López, porque la gente se nos va a apenar. Son dos cantantes brillantes, pero está claro que cada música tiene su momento, y en un bar no es el suyo. Tenemos que especializarnos en algo. Por ejemplo un bar musical de los años 80, de los años 70 o de cultura heavy.

Luces neón

“Sí, tan solo con mirarte. Encuentro una razón. A veces denigrante. Con luces de neón”, Y es que ya lo cantaban los Lory Myers (música que nunca puede faltar en un bar), las luces de neón son fundamentales en un bar. La razón es muy sencilla, es porque hace que todo sea más familiar y de una sensación de bar divertido y chulo. Estas letras en neón personalizadas consiguen captar la atención de cualquier cliente hacia tu escaparate, tanto por fuera como por dentro. Ahora tu cartel de “ofertas”, “bebidas” o cualquier otro tipo de promoción será tan visible que nadie podrá pasarlo por alto. Además, ahora hay en el mercado un montón de originales carteles como hemos podido comprobar al visitar la web de Oh My Neon. Por cierto si quieres animar a la gente después del confinamiento, lo mejor es poner frases motivadoras, eso no dudes de que la gente lo va a agradecer. Y por supuesto, no puede faltar uno de “gracias”.

Cócteles variados

En España, en cada ciudad, en cada pueblo hay muchos bares. ¿Cómo hacemos por destacar? Pues en este caso ofreciendo algo diferente de beber. ¿Qué puede ser? Pues lo podemos hacer con cócteles variados. De esos que sabemos que solo los podremos tomar en ese bar. Para ello se pueden hacer cursos de coctelería o simplemente viajar, viajar mucho para conocer lo que se toman en otros países. Los reyes de los cócteles son los países de centro América. Y por supuesto que no todos tienen que ser con alcohol, existen bebidas muy ricas y sugerentes que no llevan agua de misterio.

Limpieza

Sobra decirlo, pero nadie quiere ir a lugares sucios y que huelen mal. Parece lógico pero viendo algunos capítulos del programa de Alberto Chicote lo llegamos a dudar. Ha que mantener todo limpio, la barra, las mesas, el suelo…y por supuesto, los baños. Para eso habrá que invertir dinero. De nada nos sirve tener los mejores cócteles si luego vemos cucarachas bailando a nuestro alrededor o manchas en el baño que parece que se han empadronado durante muchos años. Una vez puedes engañar a la gente para que vaya, la segunda ya no irán.

Buenos profesionales

Somos conscientes de que hay muchas personas que van al bar solo por hacer vida social. Por este motivo, es primordial contar con buenos profesionales al otro lado de la barra. Primero tienen que saber todos los detalles de la profesión. Pero también tienen que ser conscientes de que es una profesión muy sacrificada, en la que tendrá que vivir momentos buenos, y algunos no tan buenos. La sonrisa tiene que ser la prenda de vestir que no falte nunca. Aunque tengamos días en los que ni se pueda encontrar en el armario.