Reformar una vivienda sin gastar una fortuna, es posible

Reformar una vivienda sin gastar una fortuna, es posible

Ha llegado la hora de que reformes tu casa, la pobre se cae a cachos y ya no puede más. Si ya no llevas visitas por eso del que dirán si te ven la casa en esas condiciones. Y sí, ya se sabe que el dinero no crece en los árboles, pero chic@, que una mínima inversión harás que te sientas mucho mejor. Que al salir del trabajo te vas al bar hasta que te da el sueño para no tener que estar en tu propio hogar, que más que hogar, parece… que se yo, lo que parece… El caso es que puedes reformar tu casa por muy poco dinero, no siempre es necesario realizar una gran inversión, y con los tiempos que corren, todo ahorro es poco.

Somos conscientes de que el presupuesto para la reforma, no suele ser muy grande, pero haciendo un par de arreglillos, conseguirás mejorar el aspecto de tu vivienda y parecerá que la has renovado por completo, y puedes hacerlo tú mism@.

Para reformas integrales es necesario contratar a una buena impresa especializada en rehabilitaciones de viviendas, formada por un equipo de profesionales expertos y de confianza, si no quieres llevarte un buen susto, porque ya se sabe que casos raros se han dado. Y en este sentido destaca Navitec, que es una empresa de reformas integrada por arquitectos técnicos e ingenieros, especialistas en la reforma y rehabilitación de viviendas y eficiencia energética. Aquí ofrecen soluciones para la rehabilitación integral de viviendas, gracias a su equipo técnico de la división de obras y proyectos. Además, su departamento de I+D realizará un estudio del consumo energético de la vivienda, y en su caso, tomar las medidas oportunas para mejorarlo.

Cómo reformar una vivienda por muy poquito dinero

A continuación te contamos cómo reformar una vivienda paso a paso y sin necesidad de realizar una gran inversión. No pierdas detalle, ¡empezamos!

1. El proyecto

Este es el primer paso y el más importante de todos, ya que si no sabes exactamente lo que quieres y si no cuentas con el presupuesto para ello, no vas a ninguna parte. Así que, piensa bien que quieres hacer y también qué puedes hacer en función del capital que dispongas. En este punto, debes consultar con los mejores profesionales, no sin antes, comparar y elegir entre las distintas opciones la que más te convenga.

2. Materiales

La madera, es un material noble, natural, muy atractivo y aporta calidez a cualquier estancia. Pero el mobiliario de madera puede resultar un poco caro. En lugar de madera, puedes emplear otros materiales que la imitan perfectamente. En la actualidad existen diseños con acabados estupendos y en distintos colores que ofrecen el mismo aspecto que la madera.

Si no quieres cambiar el mobiliario, dale solo un buen repaso. Por ejemplo, puedes colocar revestimientos de vinilo que imitan a la madera o simplemente, darle una mano de pintura antihumedad resistente a las manchas. Solo con estos detalles, conseguirás darle un toque fresco y diferente a tu vivienda.

3. Cambiar las tuberías

Este es un aspecto

Este es un aspecto fundamental si se trata de una vivienda de segunda mano. Si las tuberías son antiguas, de cobre o de hierro, entonces es necesario que cambiarlas. Pero no sé si sabes que aplicando una resina especial ya no habrá que sustituirlas.

4. Forrar los armarios de la cocina.

Utiliza vinilos para cubrir los desperferctos, cambia los tiradores, coloca cortinas nuevas, pon un cuadro, algunos libros de recetas, una maceta con flores…

5. Esmalte en el baño.

Los vinilos resistentes a la humedad son ideales para darle un nuevo estilo a tu cuarto de baño y en el suelo, puedes colocar revestimientos súper chulos encima de las baldosas, sin necesidad de cambiarlas.

6. Puertas y ventanas.

Han de estar en perfecto estado ya que se encargan del aislamiento de la vivienda. Si no presentan el estado deseado, si no abren o no cierran bien, ha llegado la hora de cambiarlas. En el caso de las ventanas piensa el el doble cristal. Y si no te gusta su aspecto, dale una mano de pintura.

Con estos pequeños consejos, ya puedes empezar a reformar tu vivienda. ¡Manos a la obra!