Los cócteles más sorprendentes

Los cócteles más sorprendentes

Seguro que habrás visto en un montón de bares ese cartel de “cócteles”. ¿Has probado alguno? Si no lo has hecho te recomendamos que lo hagas porque te va a encantar. Yo antes prefería los cubalibres o cubatas, pero desde hace ya unos años me decanto por los cócteles. Creo que son más sanos, más frescos, más ricos y sobre todo, te dejan menos resaca.

Los cócteles se difundieron a partir de fines del siglo XVIII en Inglaterra y en Estados Unidos, pero su gran popularización se produjo en los años 1920 en Estados Unidos, pues al agregar fruta y una bebida no alcohólica a una bebida con alcohol, en alguna medida así se podía disimular el gusto al alcohol de contrabando de mala calidad.

Ahora bien, lo de servir un cóctel es un arte. Porque un buen camarero puede hacer que un cóctel sea almíbar. Y por supuesto, al contrario. Puedes tener la mejor bebida que como lo pille un camarero manazas se puede convertir en un auténtico horror.

  • Directo: cuando los ingredientes se mezclan directamente en la copa, dentro de estos tenemos la subcategoría de pousse-café, que son las mezclas por capas, por ejemplo el B’52.
  • Refrescado: se pone hielo en la copa y se mezclan los ingredientes en la coctelera con la ayuda de un removedor o una cuchara bailarina.
  • Agitado:  preparación clásica en coctelera, por ejemplo el Pink Panther.
  •  Frozzen: Son los cocteles preparados en la licuadora con hielo molido, para obtener una consistencia parecida a la de un helado, por ejemplo: daiquiri o margarita.
  •  Flambeado: son las combinaciones en cuya preparación se prende fuego.

Cócteles más famosos

Seguro que has oído hablar del Manhatan, Blody Mary, Daiquiri o Mojito, por eso hoy te quiero preparar los cócteles más originales que puedes pedir en los bares. Otra recomendación es que si el camarero te lo puede servir en copa giona, pues mucho mejor. Con este tipo de copa vas a sentir mejor el sabor del cóctel debido a su fino cristal.

Chilcano

El chilcano o chilcanito es un cóctel tradicional peruano que se prepara sobre la base del pisco, jugo de limón y refresco de soda. Se utiliza un vaso largo o Long Drink de ocho onzas aproximadamente donde, primero, se vierte hielo y unas 4 gotas de amargo de angostura; luego se echan 4 onzas de pisco (o guinda) o hasta que flote el hielo, jugo de limón al gusto, y se completa con ginger ale. Opcionalmente se puede agregar un dash (chorrito) de jarabe de goma, si es que no se desea tan «seco» el chilcano.

Negroni

El Negroni es un cóctel de origen italiano preparado a base de Gin, Campari y Vermú rojo. El cóctel debe prepararse en el mismo vaso y lleva cubitos de hielo, pero nunca picado ni molido, pues el Negroni no debe aguarse. Por esa misma razón, las bebidas deben servirse ya frías de antemano, a fin de que el hielo no se derrita rápidamente y ensucie la bebida. Puede añadirse unas gotas de limón para potenciar el sabor, sobre todo del gin.

Alexander

El cóctel Alexander es una mezcla de diferentes bebidas entre ellas la ginebra, el licor de cacao incoloro y nata. La citación más antigua de este cóctel es un libro de recetas de Hugo Ensslin datado en 1915 en el que describe una mezcla por igual de sus tres ingredientes: ginebra, licor de cacao oscuro y nata líquida o crema de leche, todo ello batido con hielo en la coctelera.

Terremoto

El terremoto es un cóctel o trago tradicional chileno, inventado recién a fines del siglo XX, pudiendo reconocerse como un derivado del ponche a la romana. La bebida se compone principalmente por vino pipeño blanco o vino blanco sin denominación (vino genérico de cualquier cepa), helado de piña (ananá), fernet o licor amargo y granadina. En su presentación tradicional (un vaso 400 ml aproximadamente) tiene el nombre de terremoto.

Se sirve un vaso de aproximadamente unos 300 ml, con el helado de piña, tres a cinco cucharadas, agregar, casi al tope, por pipeño o vino blanco, a preferencia del consumidor; se le da una estocada de fernet y granadina y se le revuelve hasta que la cantidad de helado sea consumida por el vino, y está preparado para servirse. Se puede agregar otra porción de helado y sobre él, un toque de granadina, a modo de decoración.

¿Qué te parecen estos cócteles? La verdad es que son muy originales. ¿Te vas a atrever a pedir uno la próxima vez que salga de fiesta?