Las residencias universitarias, necesarias y también un negocio

Las residencias universitarias, necesarias y también un negocio

Todos los años vemos como las zonas universitarias están repletas de carteles donde se alquilan pisos para los estudiantes. Una oportunidad de negocio que han visto los fondos extranjeros. Uno de los elementos determinantes es el idioma y que nuestro país es bastante popular como destino para el ocio.

Una vía que para muchos es imprescindible

En cuanto se aprueba la Evaluación para el Acceso a la Universidad (EvAU), los estudiantes deben acometer una importante decisión en sus vidas, el grado que deberán cursar. Además de todo esto casi un 25% de los estudiantes deberán pensar en el alojamiento que tendrán para el curso y que es en un sitio distinto al de su hogar familiar.

Ellos tienen que optar entre las residencias, colegios mayores o los pisos compartidos. Si que es cierto que en estos últimos veinte años el sector internacional de las residencias ha crecido mucho, algo que ha ido paralelamente en detrimento de los colegios mayores, que los controlan, en su mayoría instituciones religiosas y centros para la educación pública. Con todo ello se ha producido un proceso de encarecimiento del suelo.

En España hay opciones como esta residencia universitaria en el centro de Madrid, zona Universidad, donde creen que la buena fama de un centro sigue valiendo para que el famosa boca a boca siga funcionando y se sigan llenando sus plazas año tras año. Sí que son conscientes del problema existente, pero también creen que si se actúa bien, una buena residencia o colegio mayor no debería tener problemas para seguir existiendo.

Los fondos de inversión y un negocio a explotar

Estos fondos tienen interés por este tipo de alojamiento, lo que ha hecho que el mercado sea un activo y de los sectores de inversión que más de moda están cuando hablamos de inversión inmobiliaria. España es n un mercado potente donde se ven magníficas oportunidades cara al futuro. Todo esto sucede porque hay un gran potencial a nivel consolidador, pues los diez primeros operadores cuentan únicamente con el 20% del mercado, algo que no sucede en otros países.

Si miramos al pasado, lo cierto es que España siempre ha tenido el dominio de las residencias de estudiantes. RESA, que es como se llama tiene 31 centros en cerca de una veintena de ciudades, por un total de 8.000 plazas.  Lo gestiona un denominado fondo inglés Oaktree.

Todo esto terminó causando que se produjeran una serie de transacciones donde los inversores fueron comprando colegios mayores para reformarlos de cara a que se hicieran unas residencias de estudiantes que siguiesen las tendencias más europeas. Hablamos de habitaciones individuales, una cocina compartida, que el baño sea privado, etc.

La tendencia sigue creciendo, pues está previsto que en años próximos se vayan a ir creando alojamientos nuevos para los estudiantes, siempre con elevados niveles en cuanto a calidad y diseño, los cuales se adapten a la nueva tipología europea, en la que confluyan estudiantes de toda clase de cultura para que no solo se conecte en lo puramente académico, también en lo profesional.

Residencias Vs. colegios mayores, conoce las diferencias

Los colegios mayores, frente a las residencias privadas, la principal diferencia es que acostumbran a adherirse a una universidad o congregación a nivel religioso. Mientras que las primeras ofrecen habitaciones individuales con cocina o baño privado, los segundos tienen espacios compartidos.

Respecto a los servicios, las residencias  suelen tener más flexibilidad que los colegios, en especial en el campo de los horarios o de los alojamientos. En las denominadas residencias universitarias, aunque vivan alumnos, realmente son corporaciones que lo que hacen es apostar por alojamientos de universitarios porque han realizado estudios de inversión y les ha parecido interesante este tipo de negocio.

Las residencias quieren que los estudiantes estudien y lo pasen bien, pero para los colegios, se busca, por encima de todo el fomento de la ciudadanía y la tolerancia, algo que demanda compromiso y participación. En definitiva, se buscan colegiales y no solo clientela.

Los estudiantes y sus progenitores, son los que tienen que decidir, si optar por la tradición o por las nuevas formas de residencia que vienen de otros países. Aquí es donde radical las diferencias, pero bueno, al final, se elija una residencia de las nuevas de fuera, de las tradicionales españolas o un colegio mayor, lo cierto es que siempre se va a buscar la rentabilidad y que también el estudiante puede encontrar un lugar confortable en el que poder descansar y estudiar.  Os deseamos toda la suerte del mundo en el caso de que estéis buscando algún centro de este tipo.