Bienvenido a Cosmoguia, el mejor canal de noticias.

Cómo preparar una tabla de quesos perfecta

Ya sea como un festín en lugar de una cena o como un seguimiento del plato principal, una tabla de quesos siempre encuentra su momento ideal para el deleite de tus invitados. Te mostraremos cómo organizar una tabla de quesos maravillosamente, qué queso es adecuado y qué guarniciones puede usar,¡vamos a ello!

¿Cuánto queso necesito por persona?

La cantidad de queso que necesitas por persona depende de si deseas que tu tabla de queso sea una comida por derecho propio o si lo sirves como seguimiento del plato principal.

Como seguimiento, solo necesitas unos 80 g de queso por persona; para el plato de queso como plato principal, debes esperar unos 180 g por persona. La cantidad de queso que pertenece a su tabla de quesos depende de si el queso se sirve como parte de un menú, por ejemplo, como postre o como plato principal. En el primer caso, generalmente se espera una cantidad de 50-80g por persona, en el segundo con 170-200g por invitado. Si calculas generosamente, no solo ganará puntos con t us invitados, sino que también podrás esperar una selección de quesos al día siguiente.

En cualquier caso, planifica generosamente. Por un lado, a menudo se utiliza una exquisita selección de quesos para picar, y por otro lado, se puede disfrutar de las sobras al día siguiente. Por supuesto, también puedes usar el queso en platos como quesadillas, pizza o guisos. O congélalo, luego puedes disfrutarlo más tarde.

¿Qué quesos poner? Quesos para tu tabla de quesos

Obten al menos cuatro, mejor cinco (un número impar se ve mejor) de diferentes tipos de queso para tu tabla. Una tabla de quesos debe consistir en al menos cuatro, idealmente de cinco a nueve tipos diferentes de queso, dependiendo de la ocasión y el número de invitados. Cabe señalar que las variedades difieren tanto en textura (de blanda a dura) como en el tipo de leche, es decir, la leche de vaca, oveja, cabra y búfala están igualmente representadas.

Puedes hacer que tu tabla de quesos sea realmente interesante si eliges quesos de diferentes texturas, leche (oveja, cabra, vaca) y condimentos:

  • Queso duro.
  • Queso blando.
  • Queso azul.
  • Queso de cabra.
  • Queso de oveja.
  • Mousse de queso…

Obtén asesoramiento en el mostrador de quesos: los expertos pueden recomendar quesos nuevos y deliciosos que son adecuados para una tabla de quesos atractiva.

Propina: Compra queso en una sola pieza y córtalo justo antes de servir. De esta manera conserva todo su sabor y no se seca. No olvides también obtener un favorito perenne como el brie, manchego o cualquier otro queso que sea popular entre sus invitados. Además, tiene sentido combinar quesos conocidos y populares con variedades más elegantes y exóticas, como un queso madurado de 24 meses. De esta manera, estos últimos entran en juego y despiertan entre los invitados el deseo de probar algo nuevo. El queso fresco y de alta calidad no solo tiene un sabor claro, sino también una ventaja visual sobre el queso envasado del supermercado.

Mezcla quesos inusuales con una o dos variedades conocidas. Por ejemplo: elige un queso suave y blando, quesos cremosos y picantes, un queso de cabra, un curado y, para colmo, un queso azul .

¿Qué guarniciones van bien con la tabla de quesos?

Son más que la guinda del pastel en la tabla de quesos. las guarniciones completan tu tabla de quesos y resaltan el sabor del queso y hacen que tu arreglo sea agradable, colorido y exuberante.

¡La fruta siempre debe ser parte de la fiesta! Todo está permitido y se desean contrastes:

  • Fruta (dependiendo de la temporada): Uvas, higos, granada, melocotón, peras, physalis, moras…
  • Hortalizas: tomates cherry, palitos de zanahoria…
  • Fruta seca: Dátiles, higos, albaricoques…
  • Pan & Co.: Baguette, chapata, pequeños pretzels salados, galletas saladas, palitos de pan…
  • Frutos secos: Nueces, semillas de girasol, almendras, pistachos…
  • Aceitunas: partidas, rellenas de jalapeño, ajo, etc.
  • Hierbas: ramita de romero, albahaca, tallos de perejil…
  • Dips & Co.: Miel, chutney, mostaza de manzana, buen aceite de oliva…

El vino adecuado para acompañar el arreglo de queso

Además del agua, el queso se acompaña de una bebida que claramente viene a la mente: el vino. Una vez más, no debes elegir cualquier vino. El queso más fuerte te ayudará a orientarte, y tanto el vino tinto como el vino blanco están permitidos. También ha demostrado ser una buena idea tomar vino de la misma región de queso. Como regla general, los vinos ácidos van bien con quesos cremosos, mientras que los quesos agrios van bien con vinos semisecos. Las variedades picantes y especialmente saladas aceptan vinos ácidos, pero también dulces.

El queso azul, por otro lado, armoniza bien con el vino de Oporto. Con un vino blanco suave y dulce, siempre estás en aguas seguras, porque va bien con casi todos los tipos de queso. Si hay algún invitado en el que especialmente el vino no sea su bebida favorita, se puede optar por un cava o una sidra. Nada se interpone en la cata de queso perfecta. Lo importante es: sé creativo/a: no hay bien o mal y solo aprendes de la experiencia.

El equipo necesario para tu tabla de quesos

Para que tus invitados puedan ayudarse cómodamente a la selección de quesos, necesitas las herramientas necesarias. En primer lugar, necesitas una tabla en la que pueda organizar y cortar el queso. El tablero puede ser de madera, pizarra, acero inoxidable o similar, pero en cualquier caso usa una base grande para que los ingredientes tengan espacio para colocarse armoniosamente. Una tabña de madera grande es adecuada y estándar, y las tablas de mármol, pizarra o cromo también son adecuadas para ocasiones más elegantes. Consejo: El queso se ve particularmente noble sobre un fondo negro.

También necesitarás pequeños cuencos en los que puedas guardar guarniciones como aceitunas, uvas o salsas y buenos cuchillos de queso. Esto significa que debes tener al menos un cuchillo de queso adecuado para cada tipo de queso: un cuchillo de queso blando, un cortador para queso azul o una cuchilla para queso duro. Óptimo: Proporciona a tus invitados su propio cuchillo para cada queso. Así, los aromas de los quesos picantes y suaves no se mezclan entre sí y no pueden distorsionar el sabor de estos.

Ideas para diferentes tablas de queso

También puede dedicar tu tabla de quesos a un lema especial. Por ejemplo, una tabla de quesos mediterráneos es una buena opción, que puedes rellenar con quesos apropiados, aceitunas, higos frescos y pan chapata. ¡O ir según las estaciones! En la primavera, agrega salsas con hierbas y queso crema, en el verano, ofrece burrata, rodajas de durazno, arándanos y rebanadas de pan tostado. En otoño, tu tabla de quesos contará con manchego, ciruelas, nueces, miel y Roquefort. En invierno, puede traer quesos fuertes curados, Camembert, pequeños pretzels salados, rodajas de naranja, chutney y granadas cortadas en mitades a la bandeja. Por supuesto, también puede elegir una región o país específico para tu tabla de quesos, ¿qué tal España o Provenza?

Cómo organizar una tabla de quesos estéticamente

El primer paso es sacar el queso de la nevera. Si lo sacas del almacén frigorífico media hora antes de servirlo, puede desarrollar todo su aroma. En el siguiente paso, escribe una etiqueta para cada uno de tus quesos, en la que se anote el nombre, el tipo de leche (oveja) y el almidón (picante).

Puede colocar los letreros con brochetas, ahora coge el tablero. Cuanto más grande sea la tabla, mejor se recuperará el queso, la regla aquí es: mejor ser demasiado grande que demasiado pequeño. El queso no solo se destaca mejor en platos grandes, sino que también ofrece espacio para cortar y decorar. Por lo tanto, el queso no debe moverse demasiado juntos, ya que esto no solo es poco práctico y antiestético, sino que los aromas también se superponen.

Ahora organiza los cinco quesos que has seleccionado, de suave a picante, en el sentido de las agujas del reloj. A las 12 en punto pones el queso más suave. Este reloj de queso muestra a sus invitados en qué orden deben comer mejor las variedades, sin que las variedades picantes enmascaren el sabor de las más suaves. No coloques los quesos demasiado cerca uno del otro, deja espacio entre ellos. Ten en cuenta que una opción muy interesante es la de elegir quesos de la misma marca pero de diferente tipo, personalmente me gusta hacer esto con los quesos de Adiano, ya que sus distintas variedades de queso de oveja no dejan indeferente a nadie.

Ahora coloca un tazón con una salsa o chutney en diagonal en la parte superior e inferior cerca del borde de la base. Después corta la fruta en trozos bonitos (higos por la mitad, melocotón en gajos…). Coloca las diferentes frutas abiertas en un grupo no demasiado limpio uno frente al otro. Llena el espacio restante con nueces, rebanadas de pan, hierbas, aceitunas y un poco de jamón o salami milanés. Coloca un poco de miel en un lugar libre. Puedes poner algunos de los cuchillos de queso en un queso o colocarlos junto a los quesos asociados. Por último, agrega las hierbas.

¡La tabla de quesos está lista!

Compartir este articulo:

Más comentados

Ortodoncias de moda

El ser humano, tiene una capacidad innata para hacer de la necesidad virtud y hacer girar

Scroll al inicio