Vigo, una ciudad donde disfrutar de un día diferente

La asociación de vecinos del pueblo donde yo resido organizó una excursión para visitar las instalaciones de una gran empresa multinacional dedicada a la fabricación de vehículos que está en Vigo, en la misma comunidad autónoma donde yo tengo mi domicilio, pero en una provincia limítrofe con la mía. De todas las instalaciones, que son impresionantes, me llamaron la atención varias cosas, pero sobre todo el tema de limpieza por ultrasonidos, realizado por la empresa Tierratech, que según nos explicó la persona encargada de mostrarnos las instalaciones es una empresa puntera en este campo y desde luego para mí se trata de algo que desconocía y que ni me imaginaba que podía existir.

Recorrer esta empresa multinacional con sus grandísimas y enormes instalaciones, ver todo el proceso en cadena de fabricación, talleres de pintado, mecánica, electricidad, tapicería y ensamblaje de cada pieza para mí y para mis compañeros de viaje fue algo especial, pues era la primera vez que yo pisaba una fábrica de esas dimensiones y envergadura a nivel internacional, tanto por su poder económico sobre la provincia donde se ubica como por la cantidad de puestos de trabajo que origina, no sólo directamente en la propia fábrica sino también toda la industria auxiliar que se mueve a su alrededor, fabricando piezas y componentes para la utilización por esta gran empresa.

Una vez visitadas estas instalaciones continuamos el viaje. Como nuestro pueblo es de interior y la ciudad que estábamos visitando tiene mar, lógicamente el siguiente paso fue ir a ver el agua, algo que siempre atrae y que tiene muchos adeptos. El día se prestaba a ello, puesto que estábamos en primavera y el sol ya se asomaba entre las nubes dejándose querer. Unos preferimos pasear descalzos por la orilla de la playa hundiendo nuestros pies en la arena y dejarnos acariciar por las olas, sintiendo el relax que produce el sonido del mar. Otros prefirieron tomar un café o una bebida sentados bajo los primeros rayos de sol, total que entre, charla y charla, pensamos que deberíamos también visitar el centro de la ciudad, Vigo, una ciudad muy bien cuidada, me refiero tanto a sus jardines como a la limpieza de sus calles. Cuenta con unos edificios imponentes, construidos con unas fachadas de piedra de granito espectaculares, estando en proceso de rehabilitación algunos de ellos, pues el tiempo hace mella en todos y en las construcciones también, hay que renovarlas y adaptarlas a los nuevos tiempos, conservando sus fachadas, tal y como se construyeron. Algunos de estos edificios que antaño fueron viviendas hoy están reconvertidos unos en hoteles, otros en entidades bancarias, tiendas de ropa, centros comerciales, etc. No importa su uso, pienso que lo que realmente importa es que se mantengan en pie con toda la majestuosidad de sus impresionantes fachadas. Luego de recorrer la zona peatonal, el casco antiguo de la ciudad y, como digo, sus edificios más emblemáticos, nos dirigimos al puerto. Como ya era hora de comer, y como esta es una ciudad con una gran tradición pesquera, decidimos que el mejor lugar para almorzar era una de las típicas tabernas del puerto. Así lo hicimos y quedamos encantados de la excelente calidad de la comida y del trato recibido.

shutterstock_118395685reducida

El Nuevo Puerto

Este puerto que antiguamente se dedicaba principalmente a descargar la pesca y en contadas ocasiones al transporte de viajeros, actualmente es un enorme puerto comercial en el que continua con su parte tradicional de pesca, del que salen diariamente enormes camiones frigoríficos con el pescado que llega en estos barcos pesqueros, unos para su distribución a nivel nacional y otros para su transformación en las empresas conserveras de la zona. Este puerto con las sucesivas ampliaciones que fue teniendo a lo largo de los años, hoy tiene una parte deportiva para embarcaciones de ocio y de recreo, así como barcos de regatas, veleros, etc., otra área comercial para embarque y desembarque de contenedores, otra destinada a barcos pequeños de transporte de viajeros entre puertos cercanos, y a lugares de interés turísticos, tales como unas islas cercanas de las Cíes, declaradas parque natural, y un gran muelle destinado al atraque de grandes transatlánticos, que aportan un gran número de turistas a esta ciudad.

Ya se acercaba la hora en que debíamos regresar al autocar para volver a nuestro pueblo y dar por finalizada esta exitosa excursión, por lo que fuimos caminando despacio hacia el lugar de encuentro, pensando y comentando entre nosotros que rápido y que agradable había transcurrido el día. Tendríamos que pensar ya en otra próxima excursión.