Viajes Únicos

thailand-1005407_640

Adoro viajar, eso es obvio, y aunque me gusta viajar de cualquier manera también he de decir que hay “viajes” y “viajes”.  A veces no se trata tanto del dinero que inviertas o del lujo con el que vayas sino de cómo acomodan ese viaje a lo que tú buscas o necesitas, por eso yo ahora recurro a esta agencia de viajes personalizados.

Tanto si quieres hacer un viaje al estilo “Mochilero” para visitar rincones que yendo de turista a hoteles de 5 estrellas no visitarías como si quieres darte el capricho de convertirte en el rey del crucero por las Islas Griegas lo ideal, lo que será realmente único para ti, es que tu viaje haya sido diseñado según tus preferencias y características, vamos, que sea un viaje hecho a tu medida.

Iest Viajes es una agencia de viajes que pone todos sus medios, que no son pocos, y a los mejores profesionales del sector a tu entera disposición para que bajo tu criterio y bajo tus preferencias, puedan organizar el mejor  viaje personalizado.

Yo soy una persona que huye de lo tradicional y estoy harta de acabar visitando los diferentes lugares del mundo cuando todo está completamente lleno de turistas y acabas viendo más cabezas que otra cosa, por eso cuando descubrí IEST lo añadí a mis favoritos.

El año pasado fui a Tailandia por segunda vez porque mi marido no había estado nunca. La primera vez que fui, hace unos 8 o 9 años, volví encantada el viaje. Es un país precioso y paradisíaco pero esta vez quería algo diferente y mi marido estuvo de acuerdo así que le pedí a IEST que me enseñara lo que no vi, que nos llevará a lo más importante y típico, sí, para que mi marido pudiera verlo, pero que nos montara un viaje diferente, único, donde la naturaleza fuera el factor importante de toda la estancia allí, y lo hizo.

Una de las paradas obligatorias allí son las ruinas del templo Wat Chaiwatthanaram en Ayutthaya. Un templo de 1630 patrimonio de la UNESCO desde 1991. Yo era la segunda vez que lo visitaba, claro está, pero fue totalmente diferente. Para empezar, no es lo mismo llegar en autobús, con un tour turístico, que hacerlo en barco, así que eso ya fue un punto importante, pero es que luego se añaden otros puntos extra. Fuimos a última hora de la tarde, cuando apenas quedaban turistas. De hecho en mis fotografías sólo salimos mi marido y yo, nadie más. Sin cabezas y sin niños correteando por todo el paraje. Y después de la visita nos quedamos a pasar la noche en Ayutthaya, la provincia donde se encuentra el templo. Pudimos ver a sus gentes, convivir con ellos durante 24 horas. Visitamos rincones de aquel lugar que la otra vez no hubiera soñado con ver e incluso fuimos a comprar al mercado flotante. Precioso todo.

Y esto es sólo un ejemplo porque en IEST analizan tu carácter, tus gustos y preferencias, y también el lugar que quieres visitar, y luego moldean el viaje hasta que te acaban organizando el viaje de tus sueños.

Deja un comentario