Rincones perdidos de Valladolid

Rincones perdidos de Valladolid
Hace un par de semanas, aburrido por el verano, un grupo de amigos nos decidimos a visitar los rincones más perdidos de Valladolid. Una provincia conocida por su lechazo, por su Festival de Cine Seminci y por sus excelentes vinos, pero que tiene muchos lugares a lo largo de sus tierras por descubrir. La verdad es que fue una aventura divertida y sobre todo entretenida.

No fue como una despedida de soltero, pero casi. Solo nos faltaron las famosas camisetas que se compran en la página Fanisetas.com para serlo. Y es que éramos un grupo de amigos con ganas de pasárselo bien y de descubrir nuevos lugares.

  • Matapozuelos
    Lo que más nos llamó la atención de este lugar fue lo bien que se come pinchos de lechazo y su iglesia. La llaman la Giralda de Castilla, por su parecido con la andaluza, y está totalmente reformada. Es un pueblo con mucho encanto, y con gente muy agradecida. Nos contaron que lo mejor son las Fiestas, se hacen a mediados de julio, y dicen que no entra en el pueblo un alfiler. Habrá que comprobarlo el año que viene.
  • Urueña
    Es la Villa del Libro. Todo recuerda al mundo de la lectura, hasta tienen un museo. Además una muralla que bordea el pueblo desde la que puedes ver toda Castilla. Te sentirás como cualquier rey castellano contemplando sus pertenencias.
  • Serrada
    La tierra del vino. Junto a pueblos cercanos como La Seca o Rueda forman la cuenca esencial del verdejo en Castilla. Una visita obligada si te gustan. Además hacen muy bueno quesos.
  • Peñafiel
    En este caso la tierra del lechazo. Si quieres saber lo que es disfrutar de este plato, acude a cualquiera de los muchos restaurantes que hay en la villa. Además no dejes de visitar su plaza, al más puro estilo de épocas pasadas. Aunque no es un lugar perdido, mucha gente lo conoce, me he permitido el lujo de incluirlo.
  • Castromonte
    La iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción tienen una bella y alta torre del s. XVI embelleza el rostro de esta villa; esta iglesia no tiene un estilo concreto, ya que se pueden distinguir tres: románico, gótico y mudéjar.
  • Wamba
    Wamba es el único municipio de toda España cuyo nombre contiene la letra w, pero además cuenta con un enorme osario de más de 3000 calaveras de monjes. En una de sus paredes se puede leer el siguiente epitafio: “Como te ves, yo me vi. Como me ves, te verás. Todo acaba en esto aquí. Piénsalo y no pecarás”. Asusta, ¿verdad?

Como puedes comprobar, Valladolid es mucho más que su capital. Nosotros hicimos esta ruta en tres días, pero con paciencia y mirando el mapa puedes pasarte más de una semana recorriendo estos rincones perdidos, pero con mucho encanto.

Deja un comentario