Los Narejos, un lugar donde evadirse

Desde hace 2 años me compré un chalet en Los Narejos, que pertenece al término municipal de Los Alcázares (Murcia). La crisis que hemos padecido estos años hizo que bajaran bastante los pisos y yo conocía desde hace años una urbanización allí donde habían bajado bastante los precios.

shutterstock_379371988reducida

Vuelta al lugar de la infancia

Cuando yo iba de adolescente iba de apartamentos, pero siempre me acuerdo que veía a los “guiris” saliendo de sus chalets espaciosos, con piscina y su césped. Como se suele decir, me puse como objetivo que cuando pudiera tendría un chalet así.

Al final he podido tenerlo y tampoco a un precio desorbitado, con lo cual he podido no solo comprar uno de segunda mano, encima he podido reformarlo a mi gusto con piscina y con unas celosías de cerámica que buscaba de un diseño especial y que pude diseñar gracias a http://ceramicaparaarquitectura.com/categoria/celosias-ceramicas con motivos de tulipanes que tanto gustaban a mi abuela. Esta empresa consigue realizar la cerámica que tu le plantees, lo que da un plus y permite que puedas conseguir justo lo que necesitas. Cerámica al gusto del cliente.

Así pues, puedo decir que he cumplido una fantasía que tenía inmensas ganas de hacer realidad. Mi residencia está en Madrid e intento ir mínimo 1 vez al mes fuera de temporada, por lo que no puedo disfrutar de la casa todo lo que me gustaría, pero sé que, dentro de unos años, cuando toque jubilarse me podré ir largas temporadas y ahí sí que voy a disfrutar como Dios manda.

Quizás me vendría mejor Gandía o Valencia capital por cercanía, pero los recuerdos son los recuerdos y además es una zona llena de casas unifamiliares donde no se ven apartamentos de varias plantas como puedes ver en Benidorm o la antes mencionada Gandía.

Fuera de la temporada vacacional la urbanización está algo más solitaria, pero teniendo coche no es complicado desplazarse a Los Alcázares pueblo o a Cartagena. En mi caso recomiendo esta zona a quien quiera tranquilidad para veranear en familia, donde puedes bañarte con tranquilidad ya que sus aguas forman parte del Mar Menor.

Otro gran atractivo para mi es el clima, prácticamente se puede decir que hace buen tiempo todo el año. Podemos calificar de lujo el estar en octubre tranquilamente en la terraza de tu casa tomándote algo cuando en Madrid estamos ya en manga larga y a veces hasta con chaqueta.

Adoro pasear y tengo varios kilómetros para hacerlo por el paseo marítimo, una gozada que los que vivimos en el interior de la península echamos de menos la mayoría y que sinceramente te da vida. Si un día quiera más movimiento, tomo mi bicicleta y me doy un buen paseo hasta el aeropuerto de San Javier que está cerquita.

Cada uno tiene su lugar favorito como es normal. Yo en mi caso os cuento mi lugar de retiro, ese donde me siento vivo y no puedo dejar de pasar temporadas siempre que mis labores profesionales y familiares me lo permiten.

Si tienes dudas, anímate y pásate por la zona un fin de semana o una semana de vacaciones, ya verás cómo quieres regresar por un lugar lleno de tranquilidad.